Tablón Anuncios Conoceceuta.com Tablón Anuncios Conoceceuta.com
Conoceceuta: Turismo, cultura y ocio en Ceuta
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 




Representacion "Todos eran mis hijos"

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Foros de discusión -> Tablón de Anuncios
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
conoceceuta
Site Admin


Registrado: 07 Nov 2006
Mensajes: 214




MensajePublicado: Lun Abr 25, 2011 8:42 pm    Asunto: Representacion "Todos eran mis hijos" Responder citando

El próximo lunes día 25 de abril de 2011, se ponen a la venta las entradas de la obra teatral “TODOS ERAN MIS HIJOS” de Arthur Miller.

Producida por EL CENTRO DRAMÁTICO DE CEUTA, siendo sus intérpretes MANUEL MERLO, MARTA VILA, IVÁN MARTÍN, OLGA MARTÍ, MARIANO CATARECHA, PEDRO A. MENLLE, CARMEN LEÓN, JOAQUÍN MORÓN, CAROLINA MERLO Y CRISTIAN SEDEÑO, bajo la dirección de Manuel Merlo y que tendrá lugar el próximo día 7 de mayo de 2011 a las 21,00 horas en el TEATRO AUDITORIO REVELLÍN.

El precio de las localidades es Butaca de Patio 8,00 € y 6,00 € Palco.
Descuento del 50 % para Tercera Edad, Carnet Juvenil, Niños y Familias Numerosas.

Venta de localidades en el PIC (Punto de Información Cultural) Kiosco en Gran Vía, frente al Ayuntamiento en horario de 10,00 h a 13,00 h y de 17,00 h. a 20,00 h. Y una hora antes de la función en el Teatro Auditorio Revellín.




Cartel de la obra

Basada en hechos reales en los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, este gran drama humano explora cómo la pérdida de la confianza y la verdad –cuando se conocen las primeras víctimas de la guerra- y las lágrimas de una familia afecta a sus amigos y vecinos.

Esta es una historia clásica de Arthur Miller con especuladores de la guerra y sus trágicas consecuencias en la vida de las familias en torno a la cual gira. Es una historia poderosa que siempre ha atraído a muchos que aman el teatro, pero también es una gran noche para los que asistan como espectadores al teatro.

La idea de la obra vino de una historia que Arthur Miller lee en un periódico de Nueva York. La noticia describía como una mujer informó que su padre había vendido piezas defectuosas al ejército de EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial y aunque fue escrita hace más de 60 años, el tema central de “TODOS ERAN MIS HIJOS” es particularmente relevante para el día de hoy, con su profundo sentido de una traición, la crisis de fe y la pérdida de confianza en los que alguna vez fueron pilares de la sociedad en el país. Situada en un pequeño pueblo en Estados Unidos, esta es una historia de nuestras obligaciones morales y, en definitiva de su pago a la sociedad a la que pertenecemos.

Estrenada en Broadway en 1947, apenas dos años antes de la consagración que supondría para Miller Muerte de un viajante, Todos eran mis hijos se atrevía a reavivar los fantasmas de la Segunda Guerra Mundial no para dirigir el foco hacia los héroes, sino para hablar de aquéllos que se lucraron con el conflicto. Joe Keller (al que da vida Manuel Merlo) se ha enriquecido vendiendo piezas de aviones al Gobierno, pero parece, a los ojos de la sociedad, un hombre modélico. La muerte en la contienda de su hijo Larry, una pérdida que ha traumatizado particularmente a su mujer (interpretada por Marta Vila), indica que ellos también han conocido la parte más estremecedora de la guerra. Pero la aparición de Ann (Olga Martí), que fue novia de Larry, emparejada ahora con el otro hijo, Chris (Iván Martín), servirá de detonante para destapar la podredumbre moral de los Keller.

Nos llamamos Kate, o Joe, pero nos podríamos llamar Juan o Jacinta, porque esta obra podría pasar en cualquier lugar, ya que tiene una vigencia enorme, porque habla no sólo del secreto de una familia, y todas las familias tienen secretos. Se pregunta por el individuo frente a la sociedad y la ética, se cuestiona hasta qué punto es lícito hacer algo mal porque los demás lo hagan, o trata las barbaridades que se pueden cometer por proteger a los tuyos. Pero más allá de la carga moral, de esa reflexión de "la *** que queda tras la guerra", está la fuerza con la que el dramaturgo retrata las luces y las sombras del ser humano. Los personajes de Miller no son maniqueos, son muy humanos y contradictorios. El público puede situarse a favor de uno de los protagonistas en un momento y luego cambiar de idea. No es una obra de buenos y malos.

Se ha recortado el drama hasta una duración en escena de hora y media, pero con el corte "la obra no ha perdido altura literaria y la estructura se mantiene idéntica". Todos eran mis hijos sigue causando en el auditorio la misma honda impresión que provocaba en su estreno. Miller habla de "la familia, la relación entre padres e hijos, el amor... Temas que al fin y al cabo nos tocan muchísimo".




Arthur Miller

Arthur Asher Miller (Nueva York, 17 de octubre de 1915 - Roxbury, Connecticut, 10 de febrero de 2005) fue un dramaturgo y guionista estadounidense.
Biografía
Fue hijo de una familia de inmigrantes judíos polacos de clase media. Su padre, Isadore, poseía una próspera empresa textil, lo que permitió a la familia vivir en Manhattan, junto a Central Park. Sin embargo, la Gran Depresión acabó con la empresa familiar, por lo que la familia tuvo que mudarse a un modesto apartamento en Brooklyn.1 Este apartamento le serviría posteriormente como modelo de la vivienda del protagonista de Muerte de un viajante.
Acabado el bachillerato, trabajó en un almacén de repuestos para automóviles para poder costearse la universidad. Estudió periodismo en la Universidad de Míchigan, en la cual recibió el primero de los premios de su vida, el Premio Avery Hopwood, gracias a uno de sus primeros trabajos, "Honor at Dawn". Tras su graduación (1938), se trasladó nuevamente a Nueva York, donde se ganó la vida escribiendo guiones radiofónicos.
Se casó en tres ocasiones. El 5 de agosto de 1940 contrajo matrimonio con su novia del colegio, Mary Slattery, la hija católica de un vendedor de seguros. La pareja tuvo dos hijos, Jane y Robert (un director, escritor y productor). El matrimonio se divorció en 1956. También estuvo casado con Marilyn Monroe (1956-1961, divorciados) y con la fotógrafa de prensa Inge Morath (1962-2002, año en el que Inge muere). Con Inge tuvo dos hijos, el segundo de los cuales nació con síndrome de Down y fue internado en cuestión de días en una institución pública. Miller jamás hablaba de este hijo y mostraba escaso o nulo interés por él. Solo lo reconoció en su testamento, haciéndole heredero a partes iguales con sus tres hermanos.2
La obra y su significado
A los 28 años estrenó su primera obra en Broadway, la comedia Un hombre con mucha suerte, que sólo estuvo en cartel en cuatro representaciones. En 1947 estrena Todos eran mis hijos, permaneció en cartelera durante casi un año y recibió en 1948 el Premio de la Crítica otorgado por el Círculo de Críticos de Teatro de Nueva York. En esta obra denuncia el cinismo de las empresas armamentísticas.
Ya desde sus primeros títulos deja entrever lo que sería el elemento fundamental de toda su obra: la crítica social, que denuncia los valores conservadores que comenzaban a asentarse en la sociedad de Estados Unidos. Su consagración definitiva se produce en 1949, con La muerte de un viajante, en la que denuncia el carácter ilusorio del sueño americano. En 1988, Miller declararía: Jamás imaginé que adquiriría las proporciones que ha tenido. Era una obra literal sobre un vendedor, pero luego se convirtió en un mito, no sólo aquí, sino en muchas otras partes del mundo. La obra fue galardonada con el Premio Pulitzer, con tres Premios Tony y de nuevo con el de la Crítica de Nueva York.
En la década de 1950 fue víctima de la caza de brujas. Acusado de simpatías comunistas por Elia Kazan, rehusó revelar los nombres de los componentes de un círculo literario sospechoso de tener vínculos con el Partido Comunista ante la Comisión de Actividades Antiamericanas en 1956, acogiéndose a la protección constitucional. A pesar de las presiones que sufrió (le fue retirado el pasaporte, no pudiendo viajar a Bruselas para asistir al estreno de una de sus obras), Miller no dio ningún nombre, declarando que, aunque había asistido a reuniones en 1947 y firmado algunos manifiestos, no era comunista. En mayo de 1957 se le declaró culpable de desacato al Congreso por haberse negado a revelar nombres de supuestos comunistas. Sin embargo, en agosto de 1958, el Tribunal de Apelación de los Estados Unidos anuló la sentencia, de forma que no tuvo que ingresar en la cárcel.
La atmósfera de aquel tiempo se plasmó en Las brujas de Salem (The crucible, 1953). En esta obra se sirve de un acontecimiento real del siglo XVII para atacar la caza de brujas dirigida por el senador McCarthy de la que él mismo fue víctima. También en la década de 1950 publicó Recuerdo de dos lunes (1955) y Panorama desde el puente (1955), llevada con éxito al cine y al teatro y con la que obtuvo su segundo premio Pulitzer. El 29 de junio de 1956 se casó con Marilyn Monroe, matrimonio que duraría cuatro años y medio.
En 1961 escribe el guión de The Misfits (Vidas rebeldes; Los inadaptados, en Argentina)), escrito para su mujer, Marilyn Monroe y llevada al cine por John Huston, contando además con Montgomery Clift y Clark Gable como protagonistas. Esta sería la última película de Marilyn y de Gable, fallecidos ambos poco después del rodaje.
En 1964, Miller reflejó los cinco atormentados años de relación con Marilyn en la controvertida Después de la caída, con el carácter autodestructivo de la protagonista, Maggie. Otras obras suyas son Incidente en Vichy (1964), El precio (1968), su último éxito de crítica y público, y La creación del mundo (1972). La década de 1970 fue el comienzo de una etapa de oscuridad, en la que fue etiquetado de anticuado, moralista o sermoneador. No saldrá de su relativo ostracismo hasta 1994, con el éxito de Cristales rotos. Durante esta etapa de oscuridad, Miller viaja por todo el mundo, siendo aclamado como un clásico vivo, pero encontrando en su país cada vez más dificultades para estrenar.
Miller es conocido por su intenso activismo político y social. Arremetió contra la deshumanización de la vida estadounidense; se aproximó al marxismo, criticándolo más tarde; se opuso activamente a la caza de brujas de McCarthy y denunció la intervención de Estados Unidos en Corea y Vietnam. Fue delegado en la convención demócrata de 1968, pero terminó en una posición escéptica respecto de la política. Como escritor, obtuvo su mayor éxito con la publicación en 1987 de su autobiografía A vueltas al tiempo.
En 1998 escribió Las conexiones del señor Peter y en 2000 vuelve a estrenar en Broadway El descenso del monte Morgan, escrita en 1991 y para la que tardó diez años en encontrar una producción adecuada. Buena parte de su obra está accesible en castellano (Tusquets).
Recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2002. Una producción de Las brujas de Salem fue presentado por el Departamento de Teatro de Addison Trail en Noviembre del 2005.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Tablón de Anuncios Todas las horas son GMT
Todas las horas son GMT
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear foro | foros de Pueblo y comunidades | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para wordpress ssd en Desafiohosting.com